Todos conocemos las pegatinas de la ITV. Se trata de la certificación que obtenemos después de pasar las pruebas oportunas de manera favorable. Siempre nos han asegurado que es obligatorio llevar esta certificación en el parabrisas, aunque un gran número de conductores no siguen la norma.

Y la respuesta es que sí, sí es obligatorio llevar la pegatina de la ITV. El código de circulación, recoge que es obligatorio llevar el distintivo de inspección técnica periódica del vehículo.

Hay conductores que hacen caso omiso de esta norma, pero la verdad es que la normativa exige que la pegatina sea visible para los agentes de circulación, enfrentándonos a una multa de unos 80.-€ si optamos por lo contrario.

Las estaciones de ITV están obligadas a colocar el distintivo o asegurarse de que el mismo ha sido colocado en el lugar correcto. Los técnicos deberán certificar que nuestro vehículo dispone del V-19 y que ha sido colocado en un lugar visible. Pero el conductor debe de cuidar que la ubicación de la certificación cumple con la normativa.

¿Dónde debe situarse la pegatina?

La señal V-19, como es conocida de manera técnica, debe situarse en un lugar visible del vehículo donde los agentes puedan visualizarla sin problemas. El código de circulación recoge que “en el caso de vehículos que tengan parabrisas, el distintivo se colocará en el ángulo superior derecho del parabrisas por su cara interior. En el resto de los vehículos, el distintivo se colocará en sitio bien visible.”

¿Qué significa el color de la pegatina?

El color de las pegatinas de la ITV simplemente nos informa del año. Las identificaciones amarillas corresponderán a los años 1999, 2002, 2005, 2008, 2011, 2014, 2017, 2020, 2023, 2026, 2029. Por otro lado, las pegatinas rojas harán referencia a los años 2000, 2003, 2006, 2009, 2012, 2015, 2018, 2021, 2024, 2027, 2030. El último color, el verde, informará de que la certificación corresponde al año 2001, 2004, 2007, 2010, 2013, 2016, 2019, 2022, 2025 o 2028.

 

 

Fte. Autobild.es