Cuando  contratamos un seguro de coche no prestamos atención a todos los detalles que incluye la nueva póliza, tan solo que ofrezca el mejor precio y las coberturas que solemos necesitar (lunas, incendio, robo, la asistencia en carretera…). Pero solemos pasar por alto la cobertura de Defensa Jurídica, una de las cláusulas más importantes del seguro.

La Defensa Jurídica es una de las coberturas básicas en un seguro. Es recomendable prestar atención a esta cláusula, ya que pueden existir diferencias significativas en las condiciones que nos ofrecen las  compañías aseguradoras, principalmente en la cantidad designada para gastos de abogados y procuradores, las cuales suelen oscilar entre los 600 y los 3.000 euros

Podemos requerir de este servicio cuando en un accidente, las dos partes implicadas no llegan a un acuerdo y ninguno admite la responsabilidad del siniestro. Las compañías tratarán de que la responsabilidad recaiga sobre el otro y esto puede derivar en un juicio para dirimir quién es el culpable. Es en este momento en el que cobra importancia la Defensa Jurídica de nuestro seguro.

Un abogado especializado en accidentes de tráfico se pondrá en contacto con tu compañía de seguros y te informará de todos los procedimientos legales pertinentes que mejor se adecúen a tu caso. Recuerda que, aunque seas el responsable del accidente, los acompañantes siempre tienen derecho a una indemnización.

 

Fte: Autobild.es