A pesar de ser uno de los accidentes de tráfico que se suelen dar con menor frecuencia, los denominados “accidentes en cadena” suponen la particularidad de involucrar a un número de vehículo mayor que en un accidente normal, de manera que cada vehículo colisiona con el siguiente.

Pero, ¿Cómo debemos actuar? En primer lugar, se debe llamar de manera inmediata a las autoridades y dotarles de todos los datos necesarios referentes al accidente (número de vehículos implicados, existencia o no de heridos, número de personas afectadas, gravedad de las lesiones, localización del accidente…)

La policía, a su llegada, nos requerirá los datos que estime oportunos y deberemos de facilitárselos con la mayor exactitud posible con el fin de que puedan realizar una reconstrucción del accidente de trafico lo más exacto posible. De este modo se ayudara a los profesionales a dictaminar la responsabilidad del accidente de tráfico.

Una vez que se identifique al responsable, será su aseguradora la que deba hacerse cargo de los gastos originados por el incidente, tanto a nivel material como físico. Cuando los peritos no consiguen llegar a un acuerdo entre sus conclusiones es un juez el que dictamina la culpabilidad final.

Si el resultado de la investigación es que el origen del accidente lo ha ocasionado un solo vehículo colisionando contra otro y produciendo la colisión en cadena será el conductor que inicia esta secuencia el culpable del accidente. Pero si el vehículo golpeado colisiona contra otro, este a su vez se convertirá en responsable del segundo accidente dando como resultado varios accidentes que suceden de manera secuencial.
 

                                                                                                                                                                                   Fuente: reconstruccion accidente de tráfico